Implantes y dientes fijos

“Implantes y dientes fijos en el día” es una expresión que se oye mucho en la publicidad de las clínicas dentales y hace referencia a la colocación de la prótesis el mismo día que se colocan los implantes. Me explico: una persona que lleva, por ejemplo, una prótesis completa superior (una prótesis de quita y pon) y quiere ponerse una dentadura que sea fija, no tiene otra alternativa que hacer una prótesis sobre implantes, ya que no tiene ningún diente. 

Si el paciente se decide a hacer la rehabilitación implantosoportada, se le organiza la cirugía y se colocan los implantes, 4 o 6 dependiendo del caso. Esos 4 o 6 implantes serán los puntos de apoyo (pilares) que soportarán la prótesis. El problema es que unos implantes recién colocados no están preparados para soportar cargas, es decir, no están preparados para soportar una prótesis definitiva o masticar con normalidad. A día de hoy sería inadmisible dejar a un paciente una temporada sin dientes, por ello, para solucionarlo, lo que hacemos es una prótesis provisional, la carga inmediata. Se trata de una prótesis fija que va atornillada sobre los implantes recién colocados, está fabricada en resina (un material más liviano que evita la sobrecarga de los implantes) y cumple una función fundamentalmente estética, no vale para masticar con total normalidad. Es muy importante que el paciente mantenga una dieta blanda durante todo el tiempo que lleve la prótesis provisional. 

La prótesis provisional se fabrica inmediatamente después de que se pongan los implantes y se le coloca al paciente unas horas después de  la cirugía, por tanto, el paciente entra en la clínica por la mañana sin dientes y sale por la tarde con sus dientes fijos.

El paciente estará con la prótesis provisional entre tres y cuatro meses, en función de si la lleva en el maxilar superior o en la mandíbula. Transcurrido este tiempo, los implantes estarán firmemente agarrados al hueso y, por tanto, preparados para soportar fuerzas, por lo que ya se puede confeccionar la prótesis definitiva. Esta prótesis se fabrica en cerámica, que es un material más estético y resistente, y en su interior lleva una estructura metálica mucho más robusta que la de la prótesis provisional, preparada para soportar las fuerzas masticatorias a lo largo de la vida del paciente. Con esta prótesis ya se puede hacer vida completamente normal. La prótesis provisional se convierte en este momento en la prótesis de repuesto. Si en algún momento se produjera algún tipo de incidencia en la prótesis definitiva que obligara a enviarla a reparar, al paciente se le colocaría la prótesis provisional y así, en ningún momento se quedaría sin dientes.

Dra. Laura Conde Estévez