8 preguntas frecuentes sobre implantes dentales

1.- ¿Qué es un implante dental?

 

Los implantes dentales son unos aditamentos, como unas “ raíces artificiales”, creadas para sustituir dientes ausentes o perdidos.

Están fabricados con Titanio. Tras su colocación se produce un proceso llamado osteointegración mediante el cual se establece una conexión directa entre el hueso y el implante; digamos que queda “soldado” al hueso. Este implante servirá de soporte para los dientes protésicos que se colocarán sobre ellos.

 

 

2.- ¿Cuándo es necesario colocar un implante dental?

 

Para reponer algún diente perdido o ausente. Depende de cuántos dientes queramos reponer se actuará de diferente manera:

 

- Un diente ausente o perdido: es la indicación básica del implante dental. Se pierde un diente y se repone esa pieza sin tener que tocar ninguno de los contiguos. Antes de que se colocaran implantes, era necesario tallar los dientes adyacentes al ausente para poder colocar un puente de tres piezas y reponer así ese diente perdido. Estos dientes que se tallaban, en muchas ocasiones eran dientes sanos, por lo que, para reponer una pieza, nos veíamos en la necesidad de tallar dos. El tratamiento con implantes es mucho más conservador, nos permite reponer el diente perdido sin tener que tocar ningún otro, incluso en muchos casos se puede hacer la extracción y la colocación simultánea del implante.

 

- Varios dientes contiguos perdidos: en este caso no suele ser necesario colocar un implante por cada diente perdido. Igual que en un tratamiento protésico sobre dientes se ponen puentes apoyados en dos pilares para reponer dos o más piezas, también existen puentes sobre implantes. Colocando dos implantes podremos reponer tres o cuatro piezas, siempre y cuando las condiciones sean favorables.

 

- Reponer todos los dientes: en caso de que se hayan perdido todos los dientes o sea necesario la extracción de todos los dientes de una arcada tenemos diferentes sistemas para reponer todas las piezas dentales. Dependiendo del paciente se pueden colocar 4, 6 u 8 implantes para reponer una arcada de forma fija. En caso de que se quisiera poner una prótesis removible, se colocarían 2 en la arcada inferior y 4 en la superior y se sujetaría la prótesis a esos implantes.

 

 

3.- ¿Cualquiera puede colocarse implantes?

 

En casi todos los casos se pueden colocar, ya que hoy en día contamos con numerosas alternativas de tratamiento. Las 2 limitaciones más frecuentes son:

- Casos con poca disponibilidad de hueso (contamos con el recurso de injertos de hueso, elevaciones de seno, colocación de implantes zigomáticos… pero existen casos de atrofias maxilares muy extremas que, aun contando con estas alternativas, nos limitan el poder colocar implantes).

- Situaciones de salud comprometidas (diabetes mal controlada, problemas cardíacos recientes, ciertos trastornos psicológicos…) y algunas medicaciones.

 

 

 

 

4.- ¿Cómo es el procedimiento?

 

Vamos a dividirlo en 4 fases:

 

- Fase de planificación y estudio: historia médica y dental detallada, modelos de estudio, TAC y radiografía panorámica, fotos.

 

- Fase quirúrgica: colocación del implante.

Anestesiamos la zona, se realiza una pequeña incisión y se prepara el lecho para colocar el implante. Lo insertamos y se sutura (hay casos en los que no es necesario ni suturar). Hace años el implante de dejaba sumergido y era necesaria una segunda cirugía para acceder a él pasados los meses de integración. Hoy en día el paciente puede llevar ya ese día un provisional anclado al implante (explicando que debe llevar una dieta muy blanda) o en otros casos, se deja un pilar de cicatrización que será lo que se vea en boca; de esta manera conseguimos que la encía cicatrice a su alrededor evitando una segunda cirugía cuando se coloque el diente definitivo.

 

- Fase protésica: toma de registros para la fabricación de la prótesis definitiva.

 

- Fase de mantenimiento: hay que seguir un protocolo de revisiones y control del tratamiento. El control de placa es fundamental, ya que son tratamientos muy seguros y exitosos siempre y cuando se cuiden de la manera adecuada. Igual que la enfermedad periodontal puede hacer que se pierdan dientes si no se controla, la periimplantitis actúa de la misma manera, siendo también responsable de la pérdida de implantes.

 

 

5.- ¿Es un proceso doloroso?

 

Para nada, durante el proceso quirúrgico el paciente no siente ningún dolor. Los días posteriores a la intervención puede haber cierta molestia, pero será controlada por la medicación analgésica y antiinflamatoria que se prescribirá de manera individualizada a cada paciente según sus necesidades e historia médica. También se darán pautas de cuidado para los días posteriores al tratamiento.

 

 

6..- ¿Qué cuidados se deben tener tras la colocación de un implante?

 

- Tomar la medicación prescrita según las pautas indicadas.

- En caso de llevar una prótesis provisional, es imprescindible mantener una dieta blanda durante los meses de integración del implante, ya que una sobrecarga podría hacer fallar el proceso de osteointegración y por tanto la supervivencia del implante se vería comprometida.

- Evitar alimentos y bebidas calientes así como fuentes de calor directas el mismo día de la cirugía y el posterior para evitar pequeñas hemorragias. Por este mismo motivo tampoco está permitido escupir y enjuagarse.

- En caso de ser fumador, durante el proceso de cicatrización es muy importante no fumar, debemos tener en cuenta que tenemos una herida abierta en la que entran directamente todos los contaminantes del tabaco. Es uno de los principales factores de riesgo para el éxito de este tratamiento.

 

 

 

7.- ¿Existe rechazo?

 

No hay rechazo propiamente dicho.

Los implantes están fabricados como dijimos antes por Ti, que ha demostrado ser un material biocompatible, bioinerte, estable, sin reacción irritativa en tejido vivo. Por estos motivos, la incidencia de alergia o rechazo es ínfima.

Sí puede haber un fallo en la integración por infección, falta de vascularización, sobrecarga del implante…

 

 

8.- ¿Es para toda la vida?

 

La historia de los Implantología moderna es relativamente reciente, tiene unos 30 años aproximadamente. Al igual que los dientes, si se cuidan de manera adecuada el tratamiento con implantes ha demostrado ser un tratamiento duradero, estable y predecible. Con revisiones periódicas en el odontólogo, haciendo unos buenos controles, es un tratamiento muy duradero.